Conoce todos los artículos escritos por nuestras colaboradoras

Emprendimiento

Abundancia en el emprendimiento

Durante el emprendimiento son muchas las etapas de crisis, las cuales nos generan incertidumbre, pero también es un buen ejercicio para anclarnos en la abundancia.

Desarrollar una mentalidad ganadora y abundante es un paso crucial en tu expansión y la de tu emprendimiento. El objetivo es reprogramar la mente con el fin de avanzar siempre hacia las metas propuestas y eliminar en el camino los sabotajes o limitantes que se activan a medida que creces. Esto sucede porque tenemos ciertas creencias limitantes que intentan detenernos, sin embargo, al tener una mentalidad de éxito e ir soltando las creencias que nos limitan obtenemos cada vez más altos resultados.

Algunas claves de éxito y vivir en abundancia son:

  1. Toma la decisión de transformarte
  2. Empieza a vibrar en la certeza de ser abundante, a través de meditaciones, ejercicios o rituales para conectar con tu centro cada vez que te sientas con baja frecuencia
  3. Lee mucho, los grandes líderes son grandes lectores
  4. Re-programa tu mente hacia el éxito en cada área de tu vida
  5. Intenciona todo lo que hagas desde tu corazón y para el más alto bien de todos
  6. Pide ayuda al cielo o al campo cuántico cuando estés ante una duda u obstáculo, confía en que la respuesta llegará
  7. Sana tu relación con el dinero, libera toda la energía discordante que no te permite disfrutarlo con fluidez y sin esfuerzo
  8. Haz cosas más divertidas y que te hagan reír. Disfruta inmensamente
  9. Busca varias técnicas que te ayuden a mantenerte en una alta frecuencia manifestadora
  10. Mueve tu cuerpo como más te guste, baila, canta, haz yoga, camina

Recuerda que todo es ENERGÍA y COMO VIBRAS MANIFIESTAS; todos los días te recomiendo que practiques las tres leyes de la abundancia que te menciono a continuación:

  1. “LA GRATITUD” cuando estás en paz con tu pasado y tu presente, puedes moverte a un mejor lugar emocional y mental para conectar con nuevas oportunidades que te lleven a tener la riqueza que mereces.

Recuerda que a la mente le es muy fácil mantenerte en la queja y si estás en la queja no puedes ver con claridad las posibilidades que tienes enfrente de ti.

Comienza por agradecer todos los días las cosas obvias que a veces no valoramos…como tus manos, tus pies, tus piernas, tus ojos, tu cuerpo entero. Agradece tu salud, tu casa, tu familia, los alimentos que consumes. Una herramienta maravillosa es el diario de gratitud o agradecimiento; escribe mínimo 5 cosas porque estás agradecida en el día. 

  1. “La Atracción” Todo lo que llega a tu vida es porque tú lo has atraído. Y lo has atraído por las imágenes que tienes en tu mente. Es lo que piensas. Todo lo que piensas lo atraes.

Pon atención a tus pensamientos y palabras; comienza a identificar tus creencias limitantes y sí son tuyas o es por el entorno que frecuentas, las creencias están arraigadas en nosotras,  se naturalizan y no nos damos cuenta de que esa forma de pensar nos mantiene en escasez.

¡Cuestiona todo lo que piensas! escríbelo, te puede sorprender todo lo que creemos sobre el dinero, la familia, la profesión y la vida misma.

  1. “Dar y recibir” ¿cómo va tu balance entre tú, tu familia, tus hijos, tu pareja y tu emprendimiento?

Te felicito si está equilibrado, pues has encontrado y aplicado todos los conocimientos y herramientas para poner límites, y decidir cuándo una actividad o situación te puede drenar, eso es también aprender a recibir.

Si encuentras que tu balance está más inclinado hacia dar y que la mayoría de las veces, cuando no vemos reciprocidad, nos frustramos y como consecuencia dudas acompañadas de decepción. Reconoce el sentimiento de la duda y sustituyelo por otro sentimiento que es la FE INQUEBRANTABLE.

Pide una vez, cree que ya lo has recibido y lo único que tienes que hacer es sentirte bien. Cuando te sientes bien, estás en la frecuencia de recibir todas las cosas buenas y lo pedido. Un decreto que te ayuda es “Ahora ya estoy recibiendo, todo lo bueno que hay en mi vida aquí. Estoy recibiendo (coloca tu deseo) aquí y ahora”. Siéntelo como si ya lo hubieras recibido.

Recuerda que eres un imán de abundancia que lo atrae todo. Cuanto más practiques y empieces a ver que las leyes de la abundancia te traen cosas en demasía, mejor imán serás, porque añadirás el poder de la fe, de la creencia y del conocimiento, con la intención siempre de crear felicidad para quien da y para quien recibe.

Mientras estemos dando, estaremos recibiendo, cuanto más demos, más confianza tendremos en los efectos milagrosos de esta ley, y a medida que recibamos más, también aumentará nuestra capacidad para dar.

Recuerda siempre que ser abundante es un modo de vida que todos los días debemos agradecer.

Que tu camino y emprendimiento sea próspero, Namasté

Escrito por: Adriana Pasten – @adrithpastein

Comparte este artículo en tu RRSS favorita

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *